jueves, 1 de septiembre de 2016

Crítica de cine #3: Submarine

Hola lonelys! Lo mismo esperabais una reseña después de estas semanas sin saber nada de mí pero la verdad es que aún no tengo ningún libro sobre el que opinar, estoy leyendo El nombre del viento de Patrick Rothfuss y me está costando acabarlo, de hecho lo dejé un par de veces pero confió en poder terminarlo pronto y traeros la reseña, ya os diré mi opinión final.
De momento hoy os traigo una crítica sobre la película Submarine que seguramente no conozcáis, yo la conocí porque su banda sonora está formada por cuatro canciones compuestas por Alex Turner.

*Ficha técnica*


Título original: Submarine.
Fecha de estreno: 2010.
País: Reino Unido.
Director: Richard Ayoade.
Guión: Richard Ayoade {Basado en la novela homónima de Joe Dunthorne}.
Reparto: Craig Roberts, Yasmin Paige, Sally Hawkins, Paddy Considini, Noah Taylor, 
Sinopsis: Oliver Tate es un adolescente de quince años que se ha fijado dos objetivos vitales durante ese año: conseguir perder la virginidad antes de cumplir los dieciséis acostándose con su novia e impedir que su madre abandone a su padre para irse a vivir con un antiguo amor del instituto reconvertido en gurú, que ha regresado para seducirla.

NO RECOMENDADA PARA MENORES DE 12 AÑOS.


*Mi opinión*


Esta película se puede definir con una sola palabra: rara.

No tenía ni idea de que existía, como os digo la descubrí porque las canciones de la banda sonora están compuestas por Alex Turner y me llamó la atención así que me la vi en YouTube subtitulada en español.


El caso es que no sé si fue porque no estaba muy bien traducida o porque no conseguí pillar el principio pero todo eso que se cuenta en la sinopsis de que Oliver se propone tal y cual no está por ninguna parte en la peli.

Pero bueno, vamos por partes.

La verdad es que no sé muy bien como resumir el argumento porque es un poco sin sentido, todo está ambientado en los ochenta y al principio Oliver se presenta como un chico bastante extraño que está enamorado de Jordana Bevans, cuando la chica se da cuenta invita a Oliver a una cita secreta donde saca fotos de ellos besándose para poner celoso a su antiguo novio que la engañó con otra.


Por otro lado tenemos el lío de los padres de Oliver, él intenta ayudarles a que su matrimonio vaya bien pero ellos llevan meses sin tener relaciones sexuales y ahora Oliver cree que su madre tiene una aventura con un antiguo amor adolescente.

Y para terminar está la parte de Jordana que no voy a revelar porque lo consideraría un spoiler.


Los personajes son bastante planos quitando a Oliver que tiene bastantes monólogos en los que nos habla sobre él y además al ser el protagonista se consigue conocerlo más pero el resto da la sensación de que está ahí para decir sus frases y ya, aunque Jordana me ha parecido especialmente fría.

Con todo sigo diciendo que es una película extraña, tiene el estilo de un film adolescente pero es muy grunge y estética lo que juega a su favor porque se consigue un acabado agradable, de hecho algo que me ha sorprendido mucho es que está dividida como un libro, es decir, tiene un prólogo, tres partes dedicadas a acciones independientes y un epílogo.



Creo que es una historia sobre la que tienes que pensar, sacar tus propias conclusiones y darle tú mismo un sentido porque si no lo haces te va a parecer una mierda pero si le dedicas tiempo y sabes ves más a allá de los diálogos ambiguos puedes encontrar una enseñanza.

Y bueno, no puedo terminar esta crítica sin hablar de las cuatro canciones que prácticamente son lo único de sonido que hay, como he dicho ya un par de veces están compuestas por Alex Turner, integrante de Arctic Monkeys y The last shadow puppets, y son: Stuck on the Puzzle, Hiding Tonight, Glass in the Park y It's Hard to Get Around the Wind, cada una es mejor que la anterior, conozco la voz de Alex Turner y he escuchado muchas de sus canciones pero estas casan muy bien con el estilo de la película y son increíbles, de verdad, merece la pena tragarse una hora y pico de peli para escuchar estas obras maestras.


Resumiendo, ¿la recomendaría? Depende, si te vas a parar a pensar en ella y no tienes nada mejor que hacer tienes que verla pero si no no te molestes porque seguramente te parecerá una pérdida de tiempo.

Mi puntuación: ★'5

No hay comentarios:

Publicar un comentario