viernes, 9 de septiembre de 2016

Reseña #15: El nombre del viento de Patrick Rothfuss

Hey lonelys! Después de un mes sin subir nada sobre libros por fin os traigo una reseña, de El nombre del viento de Patrick Rothfuss y, antes de que nadie se lo pregunte, no, no me he pasado todo agosto de vacaciones en una playa caribeña, he estado leyendo este libro.
Sí, me ha costado casi un mes acabarlo, he invertido todo mi precioso mes de agosto en él, así que ahora os cuento qué me ha parecido y por qué he tardado tanto en leerlo.

*Ficha técnica*


Título original: The name of the wind.
Editorial: Debolsillo.
Encuadernación: Tapa blanda.
Trilogía / Saga: Crónica del asesino de reyes #1.
Páginas: 873.
Fecha de publicación: 27 de marzo de 2007.
ISBN: 978-84-99-08247-9.
Sinopsis: He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y escrito canciones que hacen llorar a los bardos.
«Me llamo Kvothe. Quizás hayas oído hablar de mi.»



*Mi opinión*


La verdad es que no sé cómo empezar esta reseña porque todavía no sé si el libro me ha gustado o no.

Me explico, empecé con él a primeros de agosto después de haberlo dejado de lado una vez porque el principio se me hacía lento, tedioso y no me hacía querer seguir leyendo. No me enganchó pero decidí darle otra oportunidad porque entre otras cosas fui un poco idiota y me compré el segundo libro antes de empezar este por primera vez.

Así que, intenté leer las primeras cien páginas de un tirón para quitármelas del medio y ver si pasaba algo interesante más allá de eso.

Y, sí, si que pasa algo interesante aunque el libro en sí no ha conseguido engancharme demasiado hasta los últimos capítulos.


Pero bueno os cuento de qué va: tenemos como protagonista a Kote, un posadero normal y corriente, un poco misterioso eso sí, pero normalito hasta que aparece un escribano que quiere oír su historia para hacer una especie de libro de su vida y entonces nos damos cuenta de que ese hombre es en realidad Kvothe, una leyenda viviente en el mundo que crea Rothfuss.

A partir de ahí Kvothe empieza a contar su vida desde que era un niño y he de decir que a pesar de que acabo de escribir que no me enganchó mucho sí que es interesante en cierto modo ya que esa parte está contada en primera persona y a nuestro protagonista le pasan toda clase de desgracias, consigues conectar con él y entenderle aunque la trama a veces se haga bastante pesada.
«Todos nos contamos una historia sobre nosotros mismos. Siempre. Continuamente. Esa historia es lo que nos convierte en lo que somos. Nos construimos a nosotros mismos a partir de esa historia.»
La narración es increíble, no creo que haya tardado tanto en leerlo por la forma en que está escrito, de hecho se lee bastante rápido si tienes ganas de hacerlo, así que el problema ha sido mi interés en el libro. Pero como digo la prosa de este hombre me ha encantado, su forma de escribir fantasía me ha enamorado.

Tendría que escribir dos entradas para contaros todo lo que esconde este libro porque de verdad que es todo un mundo y eso que cuando acaba Kovothe sólo tiene quince años en la historia, pasan un millón de cosas, algunas con más importancia, otras con menos, otras que no me interesaban para nada y otras que me encantaron, pero el caso es que hay un montón de acontecimientos.


Por otro lado está el mundo que crea Rothfuss que me ha encantado, está muy bien trabajado y cuidado al detalle, además no te lo explica todo de pe a pa si no que va dejando caer algunas cosas y luego tú tienes que ir atándolas para entenderlo todo. Es muy realista y le da mucha solidez a la historia.

Por ejemplo hay magia, que aquí se llama simpatía, están los Edena Ruh que son artistas itinerantes, la Universidad, el Arcano, los caldereros, los fata, los Chandrian que son los malos malísimos... Un batiburrillo de cosas que forman parte del worldbuilding y a la vez ayudan en la trama.


Luego tenemos los personajes que son demasiados para que hable de todos pero el Kvothe niño y adolescente me ha encantado, lo he entendido a la perfección y su personalidad me ha gustado mucho, a Bast también le he cogido cariño al igual que a Auri y a Denna no sé si he terminado de entenderla.

El final te deja con pocas respuestas y muchas preguntas y las que se plantean al principio se quedan sin resolver pero si os digo la verdad no tengo muchas ganas de seguir con la trilogía a pesar de que el segundo libro promete muchísimo.

En resumen, El nombre del viento es un libro de fantasía épica en toda regla, con un protagonista de diez y una trama con algunos puntos débiles que pueden hacer que tu interés por la historia decaiga pero que al final consigue engancharte, ya sea más o menos.

Mi puntuación: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario